Biblioteca Concurso Fotos Links Login CdNorte Ranking Resultados Descargas Reglamento Juveniles Consultas
VOLVER AL INICIO - AGREGAR A FAVORITOS

  

 

"El Principio de Elección Restringida"

por Ernesto d' Orsi

 

 Esta teoría fue claramente formulada y analizada originariamente por Bellanger y Rouleau de la Rossieére, en 1934; volvió a mencionarse en 1950 a través de un artículo del inglés Alan Truscott, pero se tornó realmente conocida cuando Terence Reese le dedicó un capítulo especial en su óptimo libro "The Expert Game".

 

 La teoría expuesta por Reese se sintetiza a continuación.

 

1)

 

Norte

A 10 7 3

Sur

K Q 5

 

2)

 

Norte

A 9 7 3

Sur

K Q 5

 

 En el primer caso, el carteador hace el Rey y la Dama y juega el 5. Los adversarios sirvieron cartas pequeñas y ahora esta entre pasar el 10 o cobrar el As (Oeste puso chico del palo) , buscando la caída 3/3. El cálculo de probabilidades favorece ligeramente a la caída. La única indicación hasta el momento es después de jugar el 5, y haber jugado Oeste, el carteador conoce una carta mas.

 

 En el segundo caso el carteador juega el Rey y cuando adelanta su Dama, ve caer el 10 a su derecha, ahora cuando juega el 5 y ve jugar una carta pequeña en Oeste, de nuevo están las dudas si jugar finesse, o a la caída del palo 3/3.

 

El problema es saber si las probabilidades en este segundo caso, son las mismas que en el primero.

 

 Según Reese, es sorprendente!, pero las probabilidades en este caso, en lugar de favorecer ligeramente a la caída 3/3, están dos a uno a favor de hacer la finesse al Jack!!!.

 

 Hay varias maneras de explicar el motivo de esta diferencia.

 

 Reese la explica así: la manera mas simple es diciendo que si el adversario tuviera J 10 X, podrá escoger el Jack para servir en la segunda vuelta del palo, luego no tiene mas que una posibilidad sobre dos de servir el 10.

 

 Dado el hecho de que Este ya sirvió el 10, hay dos veces mayor posibilidad de que sea de 10 x (caso en que Este podría servir tanto el Jack como el 10).

 

 Este tipo de razonamientos también puede ser aplicado a un sinnúmero de situaciones familiares, por ejemplo:

 

Norte

 A Q J 9 7 3

Sur

10 8 4 2 

 

  Sur juega el 10 y Oeste el 5, ahora faltan exactamente dos cartas el K y el 6, y podría decirse que Este puede tener el Rey seco, como el seis seco; luego, la decisión es jugar el As.

 

 La mayor parte de los jugadores sabe, no obstante, que tratar de buscar el Rey seco está contra las posibilidades, aún sin tomar en consideración una eventual distribución 3/0. Así, no es correcto decirse que existe la misma chance de que Este tenga el Rey o el seis, semifallo.

 

 En efecto, si Oeste tuviera originalmente el 5 y el 6, también podría haber servido el 6, pero si poseía el Rey y el 5, no tendría elección; estaría obligado a servir el 5.

 

 Veamos otra situación muy habitual y que la mayoría de los jugadores sabe, instintivamente lo que hay que hacer:

 

Norte

A J 10 7 5

Sur

9 8 4 2

 

 Sur juega el 9..., que deja correr, para el Rey o la Dama de Este, en la siguiente baza debe, naturalmente, recomenzar la finesse.

 

 Como Este puede jugar tanto el Rey como la Dama, si tuviera los dos, el hecho de haber jugado una carta determinada deja suponer que no tiene la otra.

 

 La comprensión de este principio que acabamos de exponer permitirá resolver problemas que se presentan en la mesa.

 

Norte

A 10 8 6 4 2

Sur

K 9 5

 

  Sur juega el Rey, y ve caer la Dama en Este, ¿Debe entonces buscar la caída de Dama y Jack secos en Este?

 

 Como ya vimos la finesse da una probabilidad de 2 a 1 a favor de que sea exitosa, a la tentativa de buscar el honor seco.

 

 Las probabilidades son mas difíciles de calcular cuando Sur tiene una carta menos entre sus dos manos:

 

Norte

A 10 8 6 2

Sur

K 9 5

 

       Ahora, si al jugar el Rey, aparece la Dama o el Jack en Este, no obstante que pueda parecer mas probable que este honor este seco, el carteador no puede olvidar que la distribución 3/2 es mucho mas probable que la 4/1, para las cartas de las adversarios.

 

 Pero, en este caso la probabilidades están claramente a favor de la finesse, ya que Dama y Jack doubleton, es apenas una entre 10 combinaciones de distribución doubleton que pueda tener Este.

 

 Luego, aun cuando un doubleton sea mas probable que un semifallo en Este, para el caso particular de Q / J doubleton queda a la menor probabilidad.

 

 Veamos finalmente el último e instructivo ejemplo:

 

Norte

Q 9 7 6 4 2

Sur

A 5

 

       

  Al jugar el As, el carteador ve caer el 10 o el Jack en Este, La mayoría de los jugadores pasan momentos de indecisión, si al jugar el palo deben pasar la Dama o el 9...

 

 Por el principio de elección restringida se debe pasa el 9... Este podría tener tanto J-10 como K-10. Pero como ya vimos esto no es del todo exacto, con J-10 Este podría jugar cualquiera de las dos, con K-10 o K-J, Este no tendría elección.