Biblioteca Concurso Fotos Links Login CdNorte Ranking Resultados Descargas Reglamento Juveniles Consultas
VOLVER AL INICIO - AGREGAR A FAVORITOS

                                                            

Sistemas Exóticos Jugados por Juniors

por Jason Chiu  para BridgeWinners

 

 Muy seguido vemos a juniors jugando sistemas inusuales. Este articulo documenta la naturaleza de este fenómeno y como la perspicacia de los jugadores evoluciona por jugar estos sistemas.

 

 Muchos juniors comienzan a jugar sistemas que fundamentalmente difieren de los tres tipos principales: dos sobre uno/sayc, Precisión y Trébol Polaco. Algunos cambian por propia decisión, después de ver a jugadores mas grandes jugando sistemas similares (dos sobre uno/sayc en Norte América y Western Europe, Precision en Norte America, Eastern Europe y East Asia y Trebol Polaco en Central Europe). Esto no es muy distinto a los chicos que escuchan música diferente y comen comida distinta que sus padres. El sentido de individualidad juega un rol importante en la adopción de un nuevo sistema. Estos sistemas resultan muy atractivos, por su sentido de la estructura, a las personas que se destacan en matemáticas y en informática y es lo que atrae a muchos de ellos a jugar al bridge.

 

 Una vez que los juniors comienzan a adoptar este tipo de sistemas, su memoria selectiva filtra los buenos resultados obtenidos  por usar este sistema. Por ejemplo, una pareja que juega un sistema relay puede recordar la vez que el sistema los llevo a jugar un grand slam en el fit 5-2 en vez del slam al que llegaron las otras parejas usando sistemas mas convencionales.

 

 Muchas de las ventajas de estos sistemas exóticos surgen de la no familiaridad, y de que la mayoría de los jugadores de bridge no están acostumbrados a contar. Los juniors capitalizan esta debilidad, y así superan las deficiencias de estos sistemas y los errores a los que los llevan.

 

 Jugar sistemas exóticos es una etapa en la carrera de todo jugador de bridge, como la de hacer psíquicas.... Hace algunos años, Ron Smith les pregunto a Jeff Meckstroth y al ya desaparecido Paul Soloway como frenar el deseo natural de hacer psíquicas de los juniors. Meckstroth y Soloway describieron las psíquicas como una etapa que atravesaban todos los jugadores, una etapa que debía permitirse vivir. Frenar la tendencia a hacer psíquicas solo les causaría muchos mas problemas mas tarde y jugar algunos contratos espantosos les daría a los juniors la oportunidad de mantener la calma frente a la adversidad.

 

 Yo relaciono la tendencia de jugar sistemas exóticos a las psíquicas. Es un periodo que comienza caprichosamente, pero que provee carácter y cierto sabor del juego, que termina con una perspectiva mas amplia del bridge y que es además un prerrequisito para jugar a niveles mas altos.

 

 Mi experiencia personal jugando Tarzan Club, una variante del sistema de precisión relay, desarrollado por Simón de Wijs y Bauke Muller, es un ejemplo típico de estos tres puntos. Matt Haag me entrego las notas al final del 2005, mientras estaba dando un ciclo de conferencias de Econometrita en la Universidad de Warwick y yo era un  estudiante graduado en combinatoria para el calculo de probabilidades en Rutgers.

 

 Así nos asegurábamos de tener el tiempo suficiente como para ser diferentes a todos los que jugaban dos sobre uno o el moderno Acol. Usábamos mucho tiempo en las salas de remate de BBO, disfrutando de la belleza del sistema relay y de su habilidad de encontrar slams en los palos menores, a los que no podíamos llegar con otros jugadores. Una de las secuencias mas memorables de este periodo de mi vida ocurrió en un torneo de un club local cuando un opps pregunto sobre cada uno de los 15 cantos desde 1 a un complicado 6.

 

 No hay duda de que teníamos peores resultados usando el sistema Tarzan club, comparados a los de 2007 cuando ambos comenzamos a trabajar para PricewaterhouseCoopers y cambiamos al sistema dos sobre uno. Muchas son las razones que me llevan a pensar que nuestra experiencia no es única: jugar sistemas exóticos lleva a una momentánea baja en los resultados que se obtienen.

 

 Primero, como Skid Simon dijo en Why You Lose at Bridge, siempre hay una curva de aprendizaje asociada al aumento de acuerdos. Aunque la pareja practica mas para aprender los nuevos acuerdos, los cantos que se hacen son menos automaticos y eso lleva a una reducción de la exactitud de la subasta.

 

 Segundo, por los esfuerzos que deben hacerse durante la subasta, queda menos energía mental para dedicar a la subasta competitiva, al juego de la carta y a la defensa. La balanza errores/acierto se inclina mas hacia el error.

 

 Tercero, los juniors simplemente no tienen la experiencia suficiente para hacer que la subasta competitiva y la defensa sean automáticas. Especialmente en Bridgebase, la mayoría de los juniors juegan con muchos partners diferentes, lo que diluye el foco sobre la subasta defensiva y el juego de la carta en el contexto de un sistema exótico.

 

 Los resultados de torneos junior recientes apoyan mi creencia respecto a que los juniors que juegan sistemas naturales tienen mejores performances. Por mis frecuentes viajes a Napa con mi compañero Kevin Fay solo jugamos 120 manos antes del torneo en Estambul. Usamos pocos acuerdos y un cuarto de ellos eran sobre salidas y señales defensivas. Justin Lall comento que jugamos en un nivel superior, nivel al que muy pocas veces volvimos. Mas aun, independientemente del factor suerte en el butler, las 5 parejas de arriba en Philadelphia eran jugadores de sistemas naturales. Cuando somos los que podemos elegir como sentarnos, siempre elijo sentarme en la posición de la pareja que juega menos natural. Esto nos ayudo mucho durante varias rondas del round robin y en el match de cuartos de final.

 

 Con todas estas razones que apuntan a las perdidas, se podría creer que estoy en contra de los sistemas exóticos. Pero ese no es el punto de esta discusión. Aunque no pienso volver, recuerdo con mucho cariño mis épocas del Tarzan Club por los beneficios y la perspectiva que me dieron. El jugar contra buenos jugadores usando el Tarzan Club me ha hecho sentir mas cómodo cuando juego contra sistemas de trébol fuerte. He obtenido una noción mas intuitiva de cuando y como interferir.

 

 Los principios enunciados mas arriba sirven como un marco para evaluar la habilidad de los jugadores junior. Sea jugando matches en Bridgebase o sentados en campeonatos mundiales, estos principios proveen algo extra para pensar respecto a factores delicados del juego. Prohibir que los juniors jueguen sistemas exóticos los privaría de la experiencia y de los beneficios secundarios que puedan obtener. Es mucho mas productivo comprender su forma de pensar mientras transcurren esta etapa de su carrera bridgistica.