Biblioteca Concurso Fotos Links Login CdNorte Ranking Resultados Descargas Reglamento Juveniles Consultas
VOLVER AL INICIO - AGREGAR A FAVORITOS

 

Bridge y Humor


No exactamente una Ordinaria Historia de una Isla Desierta

Un ejecutivo jubilado decide tomarse unas buena vacaciones. Se decide por un Crucero al Caribe y se relaja para disfrutar los mejores días de su vida... Hasta que el barco se hunde! y se encuentra solo en una isla....sin compañía, sin comida...

nada...de nada...solo bananas y cocos...

Después de 4 meses, un día caminando por el pedacito de playa de todos los días, divisa un bote con la mujer mas hermosa jamás soñada adentro. Sin poder creerlo, se acerca corriendo y le pregunta, "De donde venís? Como llegaste hasta aquí?"

Ella contesta: "Vengo remando desde el otro lado de la isla, donde llegue cuando el barco naufrago."

"Increíble," dice el. "Que suerte tienes por haber conseguido un bote."

"Oh, este?" contesta la mujer. "Lo hice con material que encontré en la isla. Los remos están hechos de ramas del árbol de la goma. El fondo del bote de ramas de cocoteros y los costados son de Eucaliptus."

"Pero donde conseguiste las herramientas para hacerlo?"

"Oh, eso no fue ningún problema," contesto la mujer. "En el sur de la isla, hay un inusual estrato de rocas aluvionales. Descubrí que si las calentaba hasta una cierta temperatura se derretían formando un liquido como el acero, y lo use para hacer las herramientas con las que hice el bote." El señor estaba perplejo...

"Porque no vamos remando hasta mi lugar de la isla?" le dice ella.

 

Después de unas pocas horas de remar llegan a un pequeño muelle.

El hombre mira hacia la costa, y casi se cae del bote. Delante de el hay un camino de piedras que lleva hasta un exquisito bungalow pintado de azul y blanco.
Mientras la mujer amarra el bote con una cuerda de cáñamo expertamente tejida, el hombre sólo puede mirar hacia delante, enmudecido.

Mientras caminan hacia la casa, ella comenta: "No es mucho, pero yo lo llamo hogar...quieres sentarte, por favor."

¿Quieres un trago? "

"No. No, gracias", dice el, todavía aturdido. "No puedo tomar mas agua de coco."

"No es agua de coco", responde la mujer. "¿Qué tal una piña colada?"

Tratando de ocultar su asombro, el hombre acepta, y se sientan en el sofá para hablar.

Después de haber intercambiado sus historias, la mujer anuncia: "Voy a ponerme algo más cómodo. ¿Te gustaría tomar una ducha y afeitarte? Hay una maquinita de afeitar en el armario del baño."

Ya sin hacerse preguntas, el hombre entra en el cuarto de baño. Allí, en el gabinete, encuentra una navaja hecha de un mango de hueso, y dos conchas bien afiladas encajadas en un cierto mecanismo giratorio. "Esta mujer es increíble", reflexiona. "

¿Y ahora qué?"

Cuando él regresa, ella lo saluda usando nada más que hojas de parra y flores estratégicamente colocadas y oliendo a gardenias. Lo invita a sentarse a su lado! "Dime", comienza a decir ella sugestivamente, mientras se desliza cada vez más cerca de él. "Hemos estado aquí tanto tiempo....solos...Hay algo que estoy segura que realmente debes tener ganas de hacer ahora mismo, algo que seguramente has estado anhelando durante todos estos meses..."
Ella lo mira a los ojos y toma su mano entre las suyas ...

El no puedo creer lo que está escuchando. Se traga la emoción, las lágrimas comienzan a formarse en sus ojos, y dice: "¿Quieres decir!  que puedo jugar al bridge por Internet desde aquí?