Biblioteca Concurso Fotos Links Login CdNorte Ranking Resultados Descargas Reglamento Juveniles Consultas
VOLVER AL INICIO - AGREGAR A FAVORITOS

                                                            

  Bárbara Seagram: El Final del Juego

 

¿Usted compraría un coche usado de un vendedor que le dice que los frenos solo trabajan el 50% del tiempo? Probablemente no. Los Finesse-alcohólicos sobre-estiman el 50% de probabilidades cuando hacen una finesse. Cada vez que UD se encuentre jugando un contrato que depende de una finesse, considere si puede ejecutar una puesta en mano…salvo que UD pueda espiar quien es el que tiene la Q que le falta.


Considere la siguiente mano. UD juega 6 con la salida del K desde Oeste.


9 8 7 6 5
A 10
K J 2
K Q 3


A K Q J 10
3 2
A 10 5
A 5 2


Piense respecto de los 4 palos de la siguiente manera: Palo de triunfo: – de tantas vueltas de ese palo como sea necesario. El “palo que no quiere tocar” – es el palo que UD no quiere jugar pero que le vendría muy bien que lo jugaran los opps. UD debe identificar este palo al principio del juego...así no lo juega UD.


El “palo a eliminar” – juegue este palo en su totalidad, recordando fallar de ser necesario, toda carta extra tanto en su mano como en el muerto. Remueva – o “elimine” – todas las cartas de este palo.


El  “palo de escape” – este es el palo que UD intenta jugar para darle la mano a sus opps.


En esta mano UD diagnostica que el palo de diamante, el que no debe tocar. Porque? Porque el palo de diamante depende de una finesse, y UD puede equivocarse de que lado hacerla cuando trate de localizar la dama.
 

Así que veamos el plan de juego: Gane la salida con el A. Revise la situación. No tiene problemas de sacar los triunfos, aunque uno de sus opps tenga los tres que le faltan. No tiene problemas para eliminar los tréboles. UD tiene 3 de ellos en cada mano y los 3 honores mas altos de ese palo.


Después de terminar de jugar los tréboles, probablemente terminando en el muerto, simplemente juegue el 10. Probablemente Oeste ganara la baza, pero no habría problema si  la gana Este.  El que lo haga deberá jugar diamante, u otro palo resolviéndole a UD el problema en ese palo. Porque? Veamos, supongamos que Oeste gana y continua jugando corazon. UD ya no tiene corazón en ninguna de las dos manos, así que UD puede fallar en el muerto y descartar un diamante del muerto de su mano – o al revés. De cualquiera de las dos maneras ya no tiene que preocuparse de la Q.


Ahora cambiemos un poco la situación. Este vez el contrato es de 4 con la misma salida – el K.
9 8 7 6 5
A 10
Q 5 2
K Q 3


A K Q J 10
3 2
J 4 3
A 5 2


UD tiene una perdedora en corazón y tres perdedoras potenciales en diamante. Nuevamente el diamante es el palo que UD no quiere jugar por si mismo. Esto es porque las cartas que acompañan sus dos honores en diamante son muy chicas. Si UD juega el diamante al J y pierde contra el A o K, las chances de no tener dos perdedoras mas en diamante son mínimas. UD va a necesitar que Oeste haya comenzado con los dos honores altos de diamante o que Este se haya quedado con un honor singleton. Buena suerte con ese plan!


La manera de resolver este problema es ganar la salida con el A, sacar triunfos, adelantar los tréboles, y salir con el 10 como lo hizo en la mano anterior. Cualquiera que gane deberá jugar diamante u otro palo y nuevamente, UD obtiene un fallo y descarte o que le jueguen el diamante por UD. Si gana Oeste y juega un diamante chico al A de Este, si Este devuelve diamante, UD juega chico de su mano, y Oeste gana con el K. Ahora su Q es buena.