Biblioteca Concurso Fotos Links Login CdNorte Ranking Resultados Descargas Reglamento Juveniles Consultas
VOLVER AL INICIO - AGREGAR A FAVORITOS

                                                            

 

     El Efecto Euforia

                                                             por  Frank Stewart

 

 

Vine al NABC de New Orleans, desde Alabama (sin preguntas, por favor, que si tenía un banjo en la rodilla durante el viaje) para revivir viejas amistades y para ofrecer una charla que fue anunciada como la de un orador "experto" en la conferencia Intermedios-Principiantes. He oído definir a un experto de muchas maneras: una persona que sabe por qué perdió, alguien que sabe exactamente cuando entrar en pánico, alguien que ha acertado más de una vez, alguien que se trajo en el último minuto para compartir la culpa. Pero la mejor definición que conozco de un experto del bridge es "alguien de fuera de la ciudad," así que supongo que clasifico en la ultima, si no lo hago en las otras.

 
También arreglé para jugar una sesión con un viejo amigo - Quería saber si mi juego que tiene un ligera capa de óxido ya es un caso Terminal de Corrosión.


- Y nos sentamos en la noche del viernes en un Suizo. Escribir y jugar a las cartas son dos mundos muy alejados - el tiempo pasado fuera de la mesa, borra el buen juicio, el enfoque y el deseo - y esta mano de hoy me demostró que mejor sigo escribiendo sobre bridge.

 

 Como Sur, con nadie vulnerable, recibí.

 

J 9 8 6 2 K 10 5 K 10 4 A 7.


 Mi partner abrió de 1, a lo que conteste 1, Oeste doblo. Mi partner apoyo con 2 y Este pasó.


 Yo sabia que el K podía valer nada... si Oeste tenia A-Q, pero tenia la quinta carta de espadas, buen diamante y un as lateral. Si mi partner tenia una mano mínima como por ejemplo: K Q 10 x x x A Q x x x x x, podía jugar un game razonable.


Así que dije 4, y todos pasaron. La salida fue a triunfo y cuando mi compañero se tendió con orgullo, poniendo sobre la mesa el A-K-Q-4 de triunfo, supe inmediatamente que estaba en problemas.


Dador: Norte Vul: Nadie

 

A K Q 4

Q 8 7 3
7 5 3
J 4

10 5
A J 4 2
A Q 8 2
K 6 5

7 3
9 6
J 9 6
Q 10 9 8 3 2

 

J 9 8 6 2
K 10 5
K 10 4
A 7

Oeste  Norte  Este  Sur
          1
     Pass   1                             
Dbl      2     Pass  4
Todos Pass


Salida:
5


 Y así era!! Mis Perdedoras: un trébol, por lo menos dos diamantes y quizás dos corazones.

 

 Pero no me di por vencido.


 Este probablemente tenia un honor de trébol, ya que sino Oeste hubiera salido con un honor de ese palo. Así que ubique  A J en Oeste. Tome la salida con el K y jugué corazón a mi rey. Oeste gano la baza y volvió otro triunfo que gane con el valet para salir de la mano con el 10, Oeste el 2, la mesa el 3, 9. Eureka!


 Ahora estaba tendido con 10 bazas. Todo lo que tenia que hacer era adelantar el A, jugar corazón al 8, descartar mi trébol perdedor en la Q y fallar en el muerto el ultimo trébol. Luego podía jugar triunfo hacia el muerto  y volver diamante jugando el
10 de la mano, y cuando Oeste gana la baza con la Q, queda puesto en mano, forzado a darme el K o concederme un fallo y descarte.


 Conozco la técnica, he escrito centenares de artículos en mi columna de bridge. pero...


 Muchos escritores – Mike Lawrence me viene a la mente – han discutido el efecto adverso de la “euphoria” en la mesa. En una sesión de bridge, UD va a hacer buenas jugadas pero no importa quien es UD también va a hacer malas jugadas...los jugadores ganadores se mantienen impávidos. Ellos tienen la disciplina de mantenerse en el presente. Ellos saben que las respuestas emocionales a cualquier resultado – hasta en el juego de una baza – puede sabotear su concentración en la siguiente mano o siguiente baza.

 

 Yo estaba tan abrumado por la alegría del éxito de mi obra en los corazones que, como un idiota, me olvidé de adelantar el A, así que ya no pude despojarme de los tréboles, mi puesta en mano desapareció...y me fui a abajo.
Quizá la próxima vez mi enfoque sea mejor.