Biblioteca Concurso Fotos Links Login CdNorte Ranking Resultados Descargas Reglamento Juveniles Consultas
VOLVER AL INICIO - AGREGAR A FAVORITOS

                                                            

Cuentos de la Cripta I

por Judy Kay Wolff, Septiembre 2008

 

 El bridge es un juego muy serio y muy difícil de dominar, para tener éxito en cualquier nivel se debe prestar el total de la atención y energía... hasta la exclusion de uno mismo. Mi madre llamaba a la comunidad del bridge el "circo".

 

 Recuerdo la primera vez que conocí a Helen Sobel.  Se presento a si misma y me pregunto como me llamaba...me sorprendí...no es que ella me estaba dando un problema de bridge...solo me estaba preguntando mi nombre...! Tarde un minuto en recuperar mi compostura y poder charlar normalmente con ella.

 

Mi primer cuento de la Cripta es respecto a Stoney (identificado en la Official Bridge Encyclopedia como Tobias Stone – partner del ya desaparecido Alvin Roth y co-inventor del Sistema de Subasta Roth-Stone muy popular en los 60 y 70).  La pareja de tres años de Norman (mi primer marido) con el reconocido jugador internacional, Sidney Silodor finalizo con su súbita muerte en Agosto de 1963. No solo había desarrollado una gran pareja de bridge con Sidney sino también una gran amistad y su tristeza no le permitió seguir adelante inmediatamente. Al año siguiente, Norman y un viejo compañero de equipo Stoney decidieron probar y jugar juntos. Mientras escribo esto, Stoney, que emigro de New York a Las Vegas hace muchos años, esta en sus 87 – muy vivo y despierto!

 

 Volviendo a la pareja Kay/Stone, decidieron armar un sistema y se ofreció a viajar hasta Philadelphia para una sesión de practica. Bobby Jordan y Arthur Robinson completaron la mesa. El lugar prefijado fue el Cavendish Club (en ese entonces en el viejo Drake Hotel), y un domingo después de buscar a Stoney nos dirigimos al Club donde encontramos a 30 kibitzers esperando a que el show comenzara. Desde ya que, Stoney, gran cuentista y acostumbrado a los flashes se sentís feliz con la recepción espontánea. Los kibitzers después de cada canto y cada jugada hacían comentarios la mayoría frívolos, irrelevantes e innecesarios, cuando de repente Stoney se paro de su silla uy con una cara muy seria pregunto, “Alguno de ustedes sabe jugar al bridge?” Norman empalideció de vergüenza y el silencio era de tumba hasta que Stoney comenzó a reír a las carcajadas...solo era un chiste al estilo Stone.

 

M Mi otro cuento de Stoney ocurrió en un Regional de NYl. Tratando de aclimatarse al un nuevo sistema con Norman, Stoney seguia pensando sobre un dilema de la subasta aunque ya habían dado el cambio. Los jugadores en la otra mesa estaban impacientes de sacarle la tablilla a Stoney y después de varias maneras de tratar de apurarlo, amenazaron con llamar al director. Stoney no se intimidaba facil y cuando un joven apareció en la mesa, el asumió que era uno de los que cambiaba tablillas y que lo estaba apurando. Toda la situacion había interrumpido su línea de pensamiento y se sentía molesto de estar siendo monitoreado. Finalmente, Stoney gruñ: “Kid, andate y llama al director.” El muchacho se dio vuelta y con un tono resonante que sonó en todo el salón dijo: “YO SOY EL DIRECTOR.” Era el joven Alan Messer, que había formado parte del equipo Campeón de 1960 que fue un pionero en registrar sistema para el Greater NY Bridge Association y que era umpire de tenis en la Liga Profesional de Tenis. Stoney se había metido con la persona equivocada.